Monday, January 11, 2010

Tres dimensiones en una sola foto

- No tienes miedo de lo profundo? Preguntan las estrellas al océano.

- No! Que va! pero y tú, acaso no temes al oscuro inmenso?

A veces, cuando caminamos abrimos horizontes. En ciertas ocasiones, cuando subimos la colina frente a nosotros, estamos ensanchando el Universo entero disponible para nuestro propio ego sibarita y gozoso. En rarísimas oportunidades y digo que además solo para los más intrépidos; cuando en la intimidad doméstica de nuestras noches hacemos el esfuerzo intelectual de sin ambages ahondar en lo profundo de nuestra alma estamos a una vez, desnudando el paraíso paralelo de cierto Edén. Amigo lector, cuando hagas una foto detente primero para escuchar el latido fuerte que se antepone a su nacimiento.

Una foto es solo eso, un pedazo de papel embadurnado de química deseosas de ser violadas por la luz. Y es que el proceso de gestar una foto en más de un sentido es un acto de amor, hay química, hay cuerpos, hay agujeros penetrados y esta la luz que como orgasmo majestuoso revela la naturaleza infinita pero breve de las cosas. No se engañen lectores; una foto es la ventana por la cual los planetas a nuestro alrededor descubren sus esqueletos de maravillas.

Ah! otro consejo, no le tengas miedo a lo profundo y menos aun al oscuro inmenso. Se tú el gran maestro de los universos paralelos, lector.

Conrado Maletá. Artículo para beta_lomography
.
.
.

A Golden Bough